sábado, 10 de enero de 2009

De vuelta


Tras el período navideño, que además de descanso me regaló un molesto virus que me tuvo convaleciente por varios días, vuelvo a los dominios del Sheriff de Nottingham, que me ha recibido con el fresquito habitual. Aunque viendo la ola de frío que está barriendo España, este frío inglés no es como para quejarse demasiado. Muy provechosa fue la visita a Barcelona donde pude revisar los fondos del Pavelló de la República donde hay una más que decente colección de revistas, tebeos y publicaciones varias con protagonismo de la historieta. Aunque prácticamente nada comparable a lo que contiene la Hemeroteca de Barcelona.

Más interesante y útil si cabe fue conocer al gran historiador de nuestra historieta patria, don Antonio Martín, amabilísimo y gentil como pocos. En un precioso lugar, el Ateneo de Barcelona, disfruté de todo lo que el maestro me contó de nuestra historieta, que no es poco. Una verdadera biblioteca andante este señor. Un Funes el memorioso borgiano de nuestra historieta.

Y todavía quedó tiempo para revisar de nuevo la Hemeroteca de Valencia donde quería confirmar un par de datos. Por cierto, disfruté de lo lindo con el suplemento "Los Chicos" de El Mercantil Valenciano y la historieta de portada "Aventuras de Colilla y su pato banderilla" de Muro.

Y ahora de vuelta a la normalidad, me espera un final de mes apretado, no tanto por las clases que en la Universidad de Nottingham comienzan a finales de mes (allá donde lo cuento no me creen, pero oigan , que sí, es verdad, en la universidad inglesa hay más vacaciones que en la española; aunque en Nottingham Trent sí empiezan esta semana entrante) sino por la investigación que sigue su curso poco a poco pero con paso firme (espero). Si este año lo estoy dedicando a la historieta española, en marzo cambiaremos de contexto para sumergirnos de lleno en la historieta cubana, con viaje de investigación incluido, donde espero encontrar todos aquellos archivos que conozco por fuentes secundarias. Realmente el período de la investigación, la recogida de datos, materiales...es una experiencia apasionante. Frustrante en ocasiones cuando no se encuentra aquellos archivos que uno persigue, pero emocionante sin duda porque la búsqueda continúa. Una suerte de caza indómita en la sabana bibliotecaria.

En fin, no quiero aburrirles, nos seguimos leyendo. Espero que el año entrante les traiga a todos salud y tranquilidad. Lo demás nos lo traerá el trabajo. Que no falte...