domingo, 15 de junio de 2008

The Sandman. Preludes and Nocturnes

Llegué a tarde a la lectura de The Sandman. Eso seguro. Pero me atengo al refranero español, nunca es tarde si la dicha es buena, para sumergirme en esta lectura hipnótica, fresca e inquietante. Hace unos meses entré en el universo de Neil Gaiman y en vez de hacerlo por el principio lo hice por el medio. Cosas del azar. Me fascinó aquel volumen y me quedé con ganas de más. Ayer satisfice ese deseo con el primer tomo de la serie, Preludes and Nocturnes y el tercero, Dream Country. Y todavía no he llegado ni a la mitad de la serie.

Preludes and Nocturnes me pareció un cómic soberbio. Realmente quedé impresionado por el buen hacer de Neil Gaiman, no tanto por la parte gráfica. Fascinante cómo organiza la historia el señor Gaiman, su originalidad al tratar el mundo de los sueños y lo cuidados que son los diálogos. Para no fastidiarle a nadie la lectura (todavía quedará algún despistado como yo por ahí), me centraré en algunos aspectos generales y trataré de no soltar ningún spoiler.

En primer lugar, cuando uno lee The Sandman creo que no tiene que perder de vista cuando se elabora esta fantástica serie. Son finales de los 80 y el cómic book norteamericano está bastante anquilosado. Tanto es así que la entrada de Gaiman y Alan Moore (especialmente con Watchmen y V for Vendetta) en el mercado editorial renovó de manera sustancial el cómic a nivel internacional y le dotó de una personalidad propia, adulta, literaria. En ese contexto The Sandman es una lectura deliciosa. Influencias del punk londinense (ya en la propia figura de Morfeo y la Muerte por ejemplo) sorprenden a primera vista. Aunque lo más llamativo es el preciso (y precioso) cuidado del guión con unos diálogos memorables y una historia que se desarrolla paso a paso, sin desentrañar todo lo que tiene y lo que puede dar, como se saborea un buen Oporto, lentamente, intensamente. Sin prisas.

¿Qué pasaría si el mundo de los sueños no estuviera estrictamente separado de la realidad? ¿Qué ocurriría si las líneas que marcan la realidad y la no-realidad fueran mucho más difusas de lo que pensamos? Es una pregunta sobre la que muchos artistas han trabajado. Desde la caverna de Platón, pasando por Calderón, Dostoievski u Oscar Wilde, si algo queda de manifiesto es que el sueño es tan real, pertenece de manera tan inmediata a la realidad que las meras fronteras que lo separan de nuestra vida diaria, consciente, son una necedad.

Gaiman se propone precisamente eso mismo, borrar las líneas y sumergirnos en un todo, realidad, sueño, fantasía… en el que todo cabe pero siempre presentado de una manera inteligente, sutil, muy cercana al lector. Gran acierto el de Gaiman al abordar la temática del sueño de una forma a la vez fantástica y muy realista.

Hace unas semanas tuve un sueño. Rara vez recuerdo alguno. Mi pareja me cuenta mis propios sueños ya que es partícipe de ellos. La Diosa de la Fortuna se me apareció y estuvimos charlando. Se lo dije a mi chica, soñando. Ella despierta. Al día siguiente, cuando hablamos del sueño le pregunté si Fortuna nos había dicho algo. “No lo sé”, me respondió. “Estabas hablando con ella y al segundo ya no recordabas nada”. “¡Demonios!” pensé, “qué jugarretas se gasta Morfeo”.

Recomendar un cómic que ha sido premiado con todo lo que se puede ganar es un tanto vacuo. Sólo diré que no es nada parecido a lo que había leído hasta el momento. Es también uno de los cómics más literarios que he leído. En ese mismo nivel de sutileza literaria donde está Mort Cinder, El Eternauta y alguno más. Y es bueno. Muy bueno.


6 comentarios:

Lajarín dijo...

Brindo por eso Jorge, totalmente de acuerdo contigo. Oye, pronto recibirás los julianes ;)

Jorge dijo...

Hey!! Qué bien!! Muchas gracias lajarín. Me ha recibido un sol de tres pares de pepinos aquí en Valencia. Esto es vida...

PAblo dijo...

Pues sí, lo mejor de Gaiman de largo.

Si el primer arco te ha gustado, el segundo y el tercero lo harán mucho más. En el tercero se ubica una de mis historias cortas preferidas de todos los tiempos, "Sueño de un Millar de Gatos".

Un cómic que no da miedo recomendar.

Impacientes Saludos.

Dr. Banting dijo...

Si, confieso, nunca he leido "The Sandman"...

Si confieso, Gaiman es lo mas chupi-guay del momento...

Si, vale...pero es que siempre me ha tirado para atras la parte grafica del asunto...creo que no le hace justicia...

Querido Jorge, recomiendeme "por donde empezar" con Sandman y ya le dire.

Jorge dijo...

Pablo,

Mira tú por dónde...la historia de la que hablas me ha parecido la más floja del tercer volumen. Sin embargo la primera, el secuestro de la musa y la multipremiada "A midsummer night´s dream" me parecieron excelentes. Cosas del gusto.

dr. banting,

Yo empecé con el segundo volumen por azar, pero si quieres decidir a conciencia la lectura de The Sandman, lo haría por el principio a riesgo de ser predecible. El primer volumen me parece de altísima calidad, como ya he comentado. El segundo, "Doll´s House" también me pareció soberbio. Y el tercero creo que no mantiene el mismo nivel de excelencia pese a tener dos muy buenas historias. He leído que el cuarto es también otra maravilla. Entiendo tus reparos con la parte gráfica pero queda subsanado cuando te adentras en la historia. Una vez dentro, no le verás tantas pegas al dibujo y sí disfrutarás como un chiquillo el universo de The Sandman.

Buena suerte...

goloviarte dijo...

intentare conseguirlo y leerlo,gracias,bueno ya que estoy aquí,te invito a participar en mi blog directorio aquiestatublog.blogspot.com
ven y deja tu blog en el libro de visitas,te conocerán mejor
invito a los mejores,pero si lo consideras spam,te pido perdón y borres el comentario,gracias