sábado, 13 de septiembre de 2008

Calentito con Art Spiegelman

Alberto, desde Stop Me If You Think You Have Heard This One Before está bastante calentito con la organización de un evento en el que el maestro de ceremonias y conductor de la charla era ni más ni menos que Art Spiegelman. Por lo que dice Alberto, ni a firmar ejemplares se quedó el buen señor. Y encima cobrando una media de 27$ del ala! La madre del cordero, esta gente debería poner los pies en tierra.

Acabo de regresar de la charla de Art Spiegelman. Y vengo calentito. No sé quién habrá tomado las decisiones con respecto a lo que iba y no iba a pasar esta noche, pero desde luego me parece que la persona o personas responsables tienen muy poca vergüenza. Para seguir por aquí.

5 comentarios:

MarvinMarciano dijo...

Nadie obliga a pagar.

Lo mejor que se puede hacer con Spiegelman es leer Maus. Ya está.

alberto dijo...

Cierto, nadie obliga a pagar. Y en el poster que anunciaba la conferencia no decía absolutamente nada de tener que pasar por caja.

No me molesta tener que pagar una entrada. Además, entiendo que estas cosas cuestan pasta organizarlas. Pero me parece un precio excesivo para la importancia de este señor. Al fin y al cabo, fuera del mundo de los cómics, lo conoce poca gente (seamos realistas).

Pero insisto, lo que peor me sentó fue que no tuviera la vergüenza torera de quedarse a firmar ejemplares de su libro...

Por cierto, Jorge, me siento halagado, ésta es la primera vez que me enlazan (fuera aparte de mi señora) un post. Debe ser que hay que estar cabreado para que sea interesante. O escribir a menudo. O algo.

Un saludo.

Dr. Banting dijo...

Estas en lo cierto Sr. Marvinmarciano, leerse "MAUS"...y luego leerse "PALESTINA" de Joe Sacco y descubrir hasta que punto pega vueltas la tortilla de la vida en este puto mundo...

MarvinMarciano dijo...

Cierto, Doc. Palestina, una obra maestra de la década de los 90.

Ahora que lo pienso, tampoco hubo tantas: Odio, de Bagge; Retrato del artista, de Lauzier; Trazo de tiza, de Prado; Jimmy Corrigan, de Ware; Agujero negro, de Burns; El almanaque de mi padre, de Tanaguchi. Persépolis es del 2000 y Como un guante de seda del 89. No cuentan, pues.

¿Me dejo alguna?

Jorge dijo...

Lo del enlace es por el interés y también por escribir a menudo, estimado Alberto. Cuando lo hace le sale muy bien, pues siga ¡leñe!