lunes, 3 de noviembre de 2008

Sueño y mentira de Franco


Viene como enlace hoy en los luneros de La Cárcel de Papel. Son dos aguafuertes de Picasso y no es la primera vez que asistimos a un contagio entre la pintura y la narrativa dibujada del genio malagueño. Pero este ejemplo, que se reproduce en el blog de Domingos Isabelinho (crítico de cómics postugués) es particularmente impactante, especialmente leído con el texto que acompañaba la obra gráfica. La reproducción que subo es de la revista Nueva Cultura, que se editó en Valencia previamente a nuestra contienda civil y allá por 1937 volvió a la carga de la mano del incansable Josep Renau.

Por cierto, en la reproducción de Nueva Cultura, los aguafuertes están al revés, ¿no?