domingo, 3 de junio de 2007

¡Hemos nacido!

Hoy es un día importante para el que escribe estas líneas. Empieza una nueva andadura, la de este blog sobre historietas, cómics, tebeos o como queramos llamarlo. Pero con una particularidad (no diremos restricción o norma porque huele a normativo y eso no, oiga), vamos a hablar, a conversar sobre el arte secuencial (como lo definió Will Eisner) creado en español. Esto no significa cerrar el portón a otras lenguas sino primar lo escrito en lengua española. Queremos poner un foco bien grande encima de todo lo publicado en nuestra lengua; desde México a Argentina, pasando por Cuba y de rebote en España. Casi nada. Al principio esto será más un monólogo que un diálogo, pero tengo la esperanza de que eso cambie y que el debate sea la forma que prime en este espacio. Para algo se manda esto al limbo del internet, al mundo bloguero, para esperar respuesta. ¿¡¡Eco, ecoooooo!!? Ha nacido FILOCÓMIC.

Quiero comenzar este espacio hablando del libro Historia social del cómic de Terenci Moix. Cuando hace 1 mes compré este libro me llevé un alegrón de los buenos. Había oído hablar del libro en cuestión pero bajo el título Los cómics. Arte para el consumo y formas pop (1968). Un libro mítico, precursor de los estudios sobre la historieta que no se había vuelto a reeditar…hasta ahora. El libro que apareció hace dos meses en las librerías es una versión anotada que realizó el autor allá por el verano del 74. Pero ¿por qué ha tardado más de 30 años en aparecer esta nueva edición? Leo en el "Diario de Córdoba" lo siguiente:
Se juntaron el hambre y las ganas de comer. En junio del 2006 la agente literaria Ute Körner remitió a Ana María Moix un ejemplar de Los cómics. Arte para el consumo y formas pop (1968) profusamente anotado en el verano de 1974 por su autor, no otro que Terenci Moix (1942-2003). Lo había encontrado ordenando libros, explicaba Körner en un billete, y había creído que a Ana María le gustaría tenerlo. Como recuerdo. Claro que le gustó tenerlo. Pero no solo como recuerdo. La hermana de Terenci, directora editorial de Bruguera, sabía que el libro nunca había sido reeditado y que se había convertido en un texto de culto. Es una suma elemental que da como resultado Historia social del cómic.
Vaya mi más sincero agradecimiento a la agente Ute Körner por rebuscar en su ordenador. El libro es una gozada tanto por el cuidadoso estudio como por el brillante estilo del autor. Y todo eso cuando Terenci Moix tenía 25 años. Deslumbra la soltura con la que se mueve el escritor en el terreno del cine, el teatro, los cómics (tanto foráneos como patrios) y el arte pop en definitiva. A esa edad (insisto, ¡25 años!) Terenci Moix había leído todo lo que se tenía que leer sobre la cultura pop que precisamente, estaba emergiendo. Y no solo eso, la fuerza que tiene la voz propia de Terenci distancia su discurso más allá de un mero estudio sobre cultura pop. La contundencia de su discurso estriba en su profundo conocimiento de lo que habla, en su total dominio del tema en cuestión. Y concretamente, asombra su vasto caudal “comiquero” en obras tan dispares como Li´l Abner de Al Capp, El Inspector Dan de Eugenio Giner, pasando por el tebeo de posguerra para niñas como Mis Chicas, Florita o Mariló.

Especialmente conmovedora es la parte que dedica al cómic norteamericano, en especial cuando habla del Flash Gordon de Alex Raymond y el Tarzán de Hogarth. Por cierto, qué curioso que el gran Alex Raymond muriera en fatal accidente de tráfico y ¿quién iba al volante? Otro monstruo del cómic, Hal Foster. Brillantes son, también, los ensayos dedicados a la historieta española de posguerra: “La mística de la masculinidad”, Educando a las niñas en flor”, Los placeres de la cámara de torturas”, “Los héroes de la aventura en el tebeo español”, etc.

Una lectura que recomiendo encarecidamente para todo aquel que disfrute con los cómics, el arte pop…o la lectura de un ya gran escritor (¿he dicho que tenía 25 años?) como fue Terenci Moix.

4 comentarios:

finn5fel dijo...

Jooorgeeeee!

Me alegro de que por fin te hayas decidido a escribir un blog! Si esto hubiera sucedido un par de semanas antes, nuestra Cumbre Trigbloguil en Athens hubiera podido ser una Cumbre... hmmm... ¿Tetrabloguil?

Sobre lo que escribes poco puedo comentar, aparte de por un par de autores que mencionas: Hal Foster, de cuyo Príncipe Valiente tengo el primer tomo (por ti regalado, gracias mil); y Burne Hogarth, de quien tengo un libro de anatomía para dibujar (que no acaba de ayudarme del todo, pero bueno).

Lo dicho: welcome to the neighborhood! Y gran elección de tema ;)

Jorge dijo...

¡Hola Mario!

¡Tienes el (raro) honor de ser el primero en firmar un comentario en mi nuevo blog!

Pues sí, antes tenía que haberlo creado pero las cosas llegan cuando llegan.

Tal vez, mejor que el libro de anatomía que tienes sea comprarte algún cómic de Tarzán dibujado por el señor. Es una maravilla ;)

Me alegro mucho que te guste el primer tomo de Val (para los amigos). Y solo es el principio...Tal vez debería hacer una nueva leída a la colección que tengo. Qué buena obra.

Ivan Fuentes dijo...

¡Querido amigo!
Como bien dices, que coincidencia esto de ser "bloggeros" jeje, aunque con temas tan diferentes.
Ciertamente, no entiendo mucho de comics, pero con la suficiente paciencia (por vuestras partes) intentaré comprender mejor esta cultura.

A su disposición para lo que necesiten.

Salu2.
Juti.

Jorge dijo...

Juti!! Qué alegría verte por estos lares. Nada, nada, está usted invitado a pasearse por el blog cuando lo estime oportuno. Yo a su vez visitaré el que usted ha creado, que se promete divertido.