domingo, 11 de noviembre de 2007

PSICO SODA de Carlos Vermut























Hoy vamos a ofrecer a nuestro selecto grupo de lectores en Filocomic una exclusiva mundial por cortesía del editor de Dibbuks Ricardo Esteban. Como ya sabéis, el otro día lo comenté en el blog, Carlos Vermut, autor madrileño que me parece de lo mejorcito ahora mismo en España, saca nuevo álbum, PSICO SODA, a finales de este mes de noviembre. Aquí tenéis en exclusiva (¡EXCLUSIVA! ¡EXCLUSIVA! ¡Paquirrín vuelve a salir en un club de alterne! ¡La Pantoja reniega de su hijo! No amigos, el blog no ha dado un giro inesperado hacia el mundo del telebasureocorazón) dos páginas del mencionado álbum recopilatorio en el que se incluyen todas las historietas publicados por Vermut durante el 2006-2007.

Si algo tiene Vermut que me gusta, que me atrapa como nadie, es esa bien elaborada forma de entender la narración, la elaboración de una historia con su consiguiente intriga, con el suspense necesario para dejarte con la boca abierta. Y es que el misterio es un tema capital de su producción. En el nº 4 de El Manglar (revista también editada por Dibbuks), con un especial dedicado a Carlos Vermut, el autor decía lo siguiente: “Para mí la salsa de la vida es el misterio. Yo tengo una caja y te digo que no puedes ver lo que hay dentro y tú, inmediatamente, vas a querer ver lo que hay dentro. Todos los cómics que he hecho hasta ahora tienen mucho de misterio.” Vermut sabe usar muy bien ese misterio para atrapar al lector y ésa me parece una forma de narrar que personalmente me encanta.

La última serie que empezó en El Manglar, R.O.M. nos dejó a todos en un suspense brutal y yo por lo menos esperaba ansioso el nuevo número para ver la continuación de la historia. Pero por alguna razón, la revista no acaba de llegar a Valencia, no sé si ocurrirá lo mismo en el resto de España, y ya es preocupante porque hace un par de meses que debería estar en las librerías. Espero que puedan seguir sacándola porque con la calidad que tiene, sería una pena que se cancelara su publicación.

¡Señor Esteban! ¡Haga usted un esfuerzo y saque la revista por Dios! ¡Que esta incertidumbre nos tiene en un ¡ay!